domingo, 15 de noviembre de 2009

(15/11/09) - Denuncian demora en la ayuda tras tormenta

A 12 días. Hay más de 40 casas afectadas en dos pueblos



A doce días de haberse registrado el tornado que afectó la mayoría de las viviendas de los pueblos Palomas y Saucedo con voladuras de techos, los damnificados aún aguardan por una ayuda que en principio se les dijo tardaría 48 horas.
Ayer en la zona se desató otra tormenta con vientos y lluvias que alcanzaron los 40 milímetros. A los damnificados de esas localidades, distantes a 50 kilómetros, de la ciudad no les ha llegado ni una sola chapa para reparar sus casas.

La peor parte de esa adversidad climática, que se desató en la madrugada del martes 3de noviembre, donde se estima que el viento llegó a una velocidad de entre 120 y 140kilómetros en la hora, ocurrió en Palomas, en donde existen 33 viviendas, 28 de las cuales fueron construidas por el Movimiento de Erradicación de la Vivienda Insalubre Rural (Mevir).

se vio afectado, mientras que en Saucedo de las 80 casas que componen el pueblo, en su gran mayoría levantadas también por el mismo programa, hay una veintena que padecen roturas en sus techos.
Los vecinos de esos parajes que ayer despertaron con una intensa lluvia acompañada de vientos fuertes y descargas eléctricas, volvieron a sentir la misma sensación de hace poco menos de dos semanas, cuando aún su situación no ha sido atendida por los organismos oficiales.
"El día de la tormenta nos visitó el padre Walter Malet (Director de Políticas Sociales de la Intendencia) y nos dijo que en cuarenta y ocho horas tendríamos una respuesta y que en nuestro caso, por ser una casa propiedad de AFE, se comunicaría a Montevideo para pedir la reparación del techo. Hasta el día de hoy (ayer sábado) no nos han contestado nada. Estamos viviendo en un galpón que nos cedió un vecino con peligro de derrumbe que además se llueve", indicó Marta Salvarrey, damnificada de Palomas.

"Tengo mis nietos chiquitos, que por la mojadura cuando se voló el techo el día de la tormenta están con problemas respiratorios y tomando antibióticos. Ni un alimento nos han alcanzado", dijo Salvarrey.

Su esposo, José Luis Ruiz Díaz explicó a El País que ha tenido que dejar de trabajar y que sus ingresos son de "changas" que realiza en establecimientos rurales. "La tormenta nos dejó en la calle. Andamos con lo puesto y comemos porque los vecinos nos están dando una mano. Hacía 10 años que me habían dado para vivir en el local de la que fuera Estación de AFE, les pido a las autoridades que me ayuden porque tengo un problema en una pierna que hay días que no puedo ni estar parado y somos una familia grande entre hijos y nietos y no tengo dinero para comprar el techo que se voló", dijo este vecino sobre su situación, haciendo notar el olvido en el cual se encuentran.

El pueblo Palomas tuvo su desarrollo en torno al pasaje del ferrocarril, al igual que Saucedo que se encuentra 4 kilómetros más al Este.
Con la clausura del servicio por parte de AFE hace más de 20 años, las comunicaciones con otros pueblos más cercanos y la propia ciudad se hizo más lejana y la mayoría de sus habitantes emigraron, por lo que hoy quienes allí viven son dependientes de las tareas que consigan en establecimientos agropecuarios para hacerse de dinero.

AL CONTADO. Por parte de Mevir, la respuesta brindada ante la solicitud de ayuda para los damnificados por la tormenta, fue que en aquellos casos que las familias se encuentren con su cuota de pago al día, se les hará la reparación necesaria y se les cobrará un 50% del valor de la mano de obra y materiales. Para aquellos que mantienen atrasos en sus facturas con el Mevir, los daños serán reparados si los damnificados lo realizan al contado.

"Es imposible que una familia que no tiene para pagar setecientos pesos por mes ni para comprar unos metros de nylon para tapar los agujeros, junte una cantidad que puede andar en los diez o veinte mil pesos como barato para cambiar las chapas. Tendrían que buscar otra solución", señaló una vecina a El País.

Seguirán las lluvias

Para hoy la Dirección Nacional de Meteorología prevé una jornada de fresco a templado y cálido con cielo nuboso a algo nuboso. Establece además que en la frontera Norte hay probabilidad de precipitaciones. La máxima prevista para hoy es de 28°C en la zona del Centro-Sur (Colonia, Soriano, San José, Flores, Florida, Canelones y Durazno). Mañana será un día de fresco a cálido, con 26°C de máxima.

Fuente: El País Digital

0 comentarios:

Publicar un comentario