domingo, 21 de febrero de 2010

(21/2/10) - Tormenta agrava cuadro del interior

Inundaciones. Las intensas lluvias complicaron la situación de Mercedes El lugar donde llovió más fue en Nuevo Berlín, seguido por Dolores En Paysandú hubo crecida de varios arroyos. Paysandú vivió horas de angustia debido al temporal
La fuerza del agua destrozo las calles y veredas en diferentes partes del país.

La tormenta que se desató ayer de madrugada complicó las cosas en zonas que se venían recuperando de la inundación. Hubo picos de 140 milímetros en unas pocas horas. El alerta sigue hasta hoy al mediodía.

"Estaba sentada mirando televisión y sonó el celular, como una premonición, me levanté y vi que estaba entrando agua. Cuando abrí la puerta aquello era impresionante, el freezer estaba flotando, tenía luces encendidas, logré apagar como pude y salí en busca de ayuda, pero era mucha gente la que estaba en igual situación. Salí con el agua a la altura del pecho". Así relató Petrona, una vecina del barrio El Trébol de la ciudad de Mercedes lo que fue la madrugada pasada.

Para los mercedarios, pese a que esperaban las lluvias, la pasada fue una noche de pánico. Entre las 22 horas del viernes y la medianoche se registraron 120 milímetros.

En otras localidades del departamento las cosas fueron peores. En la ciudad de Dolores, por ejemplo, el pico máximo fue de 140 milímetros.

Sin embargo, el máximo se registró en la localidad de Nuevo Berlín, Río Negro, que marcó 180 milímetros. La "bomba de agua" provocó estragos en las dos ciudades más golpeadas por las inundaciones -Mercedes y Durazno-, pero la intensidad del temporal se hizo sentir en casi todo el territorio.

En Paysandú, aunque el río Uruguay se mantuvo estable, las copiosas lluvias reavivaron el fantasma de las inundaciones de diciembre. Durante el día las condiciones mejoraron y sólo unas 60 personas permanecían evacuadas.

La advertencia meteorológica por tormentas fuertes se mantiene hasta hoy al mediodía. Meteorología continuará monitoreando la situación, no se descarta mantener el alerta para la zona Norte del país, al correrse el fenómeno.

En Dolores la situación tomó por sorpresa a los habitantes. "Esto ha sido tremendo, en una hora y media fueron 140 milímetros de lluvia que inundaron cantidad de fincas", dijo a El País el secretario de la Junta Local, Javier Utermark.

Debieron evacuar a 21 personas y los paseos públicos de la ciudad, como la rambla El Camoatí y la península Timoteo Ramospé, quedaron anegados por el desborde del río San Salvador. Durante el temporal, concretamente entre la hora 21 y las 23.30 del viernes, hubo también corte de energía.

En Mercedes la inundación hizo colapsar varias calles que presentan el escenario de un campo de batalla. También se derrumbó un paredón de 25 metros del estadio Luis Köster, que había caído con las inundaciones y fue nuevamente levantado. Las lluvias torrenciales hicieron colapsar los desagües públicos y de fincas en diferentes zonas de la ciudad.

Los servicios de atención se vieron desbordados, fueron decenas los llamados al Comité de Emergencias, a la Policía, a los Bomberos. Era muy difícil poder satisfacer los requerimientos que llegaban sin cesar: las casas inundadas, las calles intransitables por la altura de las aguas, las veredas destrozadas en algunas zonas bajas de Mercedes, el caos fue general en esas pocas horas en que las aguas de las lluvias se llevaban todo lo que encontraban a su paso. Más tarde, el Comité de Emergencias estimó que alrededor de 100 familias resultaron con sus viviendas anegadas por las aguas.

En el vecino departamento de Río Negro, las lluvias provocaron inundaciones en numerosas fincas, varias caídas de árboles y varios caminos y rutas cortadas.

Nuevo Berlín quedó aislado toda la noche, porque los 180 milímetros de lluvias cortaron ambos accesos a la localidad ubicada a 45 kilómetros de Fray Bentos.

En San Javier cayeron 170 milímetros y en Sauce y Sánchez que también quedaron parcialmente aislados, llovieron 150 mm. En Fray Bentos el registro pluviométrico marcó 96 milímetros hasta las 7 de la mañana y seguía lloviendo. Muy cerca de allí, en Cañitas, fueron 145 milímetros.

"Es realmente preocupante, como se reitera este tipo de fenómeno que determina la caída de abundantes volúmenes de agua en poco tiempo", declaró el intendente de Río Negro, Rubén Di Giovanni, al recorrer las zonas afectadas en las primeras horas de ayer.

La preocupación del jefe comunal tiene que ver también con la situación de riesgo sanitario que atraviesa el periférico barrio Las Canteras, que resultó inundado por el desborde del arroyo La Esmeralda. El intendente señaló que esta zona aún no cuenta con red de saneamiento, que está en etapa de construcción, por lo que los pozos negros se desbordan y mezclan con las aguas de las lluvias que inundan calles y casas.

En Durazno, ciudad que mantenía aún a unos 1.400 evacuados, el temporal elevó el alerta ante la posibilidad de una nueva crecida del río Yí. Aunque la mayoría de los evacuados en esta capital retornaron durante esta semana a sus hogares.

"La cuenca está saturada de agua y existe la posibilidad de que pueda haber un repunte en el río", reconoció sobre el mediodía el coordinador del CDE, Jesús Rodríguez.

Según el registro pluviométrico, ayer en Durazno hubo una marca de 127 milímetros.

En Salto (ver nota) también se pasaron momentos de zozobra durante la tormenta. Efectivos de Bomberos y funcionarios municipales tuvieron que socorrer a una veintena de familias con las primeras luces, como consecuencia de las abundantes precipitaciones entre las 5 y las 7 de la mañana. En ese período llovieron 55 milímetros, acompañados de fuertes vientos y descargas eléctricas.

El fenómeno climático rápidamente saturó desagües de calles y viviendas y el desborde del arroyo Sauzal a la altura de la calle Amorín alertó a los vecinos ribereños ante la furia de las aguas que desalojaron momentáneamente a 6 familias.

El Comité Departamental de Emergencias recibió 20 llamados, 15 de los cuales fueron por destrozos en techos y los restantes por anegación en el interior de viviendas.

También se denunciaron caídas de algunos árboles y la interrupción del suministro de energía eléctrica en algunas zonas de la ciudad.
En Tacuarembó, para completar el cuadro, se mantienen los 42 evacuados y no descartaban que el número aumentara.

Las cifras

180 milímetros fue el pico máximo de lluvias que se registró ayer en la localidad de Nuevo Berlín, en el departamento de Río Negro.

9 departamentos en alerta color naranja: Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro, Rivera, Tacuarembó, Durazno, Cerro Largo y T. y Tres.

Colapso por las intensas lluvias

Paysandú
"Una inundación masiva por diversos motivos", así definió el director de Servicios, Ricardo Melo, a la situación generada ayer en Paysandú, por las abundantes precipitaciones que comenzaron a las 3 de la madrugada. Hasta las 6, el agua caída alcanzaba los 140 milímetros y dos horas más tarde el total ascendía a 160, informó a El País la estación Meteorológica del Aeropuerto Chalkling. Aunque disminuyeron después su intensidad, las lluvias cesaron en el día.

Más de 60 personas solicitaron ayuda al Centro Coordinador de Emergencias para abandonar sus hogares y fueron alojadas en el galpón de la empresa Harguindeguy. Un número aún no precisado se autoevacuó.

En todos los casos, las evacuaciones se produjeron por las enchorradas de los arroyos Sacra y La Curtiembre, que alcanzaron niveles de crecida inéditos, según el testimonio de algunos vecinos. Sus desbordes provocaron además que dos viviendas de costanera en la zona norte, y otra en la zona Sur, fueran arrastradas. En el Zoológico Municipal fue necesario trasladar a algunos animales en riesgo de perecer ahogados.

Fuente: El País Digital

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada