viernes, 22 de marzo de 2013

23 de Marzo - Día Meteorológico Mundial 2013

Día Meteorológico Mundial 2013

“Vigilar el tiempo para proteger las vidas y los bienes”

Conmemorando los 50 años de la Vigilancia Meteorológica Mundial

Todos los años, el 23 de marzo, la Organización Meteorológica Mundial, sus 191 Miembros y la comunidad meteorológica internacional celebran el Día Meteorológico Mundial con la elección de un tema oportuno. Este día conmemora la entrada en vigor, en 1950, del Convenio por el que se estableció la Organización. Posteriormente, en 1951, la OMM fue designada organismo especializado del sistema de las Naciones Unidas.

El tema de este año es "Vigilar el tiempo para proteger las vidas y los bienes" - Folleto

Foro científico y técnico - Día Meteorológico Mundial de 2013

La Organización Meteorológica Mundial acogerá un Foro científico y técnico en su sede, sita en Ginebra, el 21 de marzo por la mañana con el fin de conmemorar el Día Meteorológico Mundial. En el Foro se ofrecerá una perspectiva general de los éxitos pasados del programa de la Vigilancia Meteorológica Mundial y de su transición al siglo XXI. Se pondrán de relieve los avances logrados en los tres pilares de ese programa: las observaciones coordinadas, las telecomunicaciones y las predicciones meteorológicas. Desde sus inicios en 1963, la Vigilancia Meteorológica Mundial – hito de la auténtica cooperación mundial en las Naciones Unidas – ha sido una piedra angular para los servicios de ciencias atmosféricas y meteorología.

LA OMM CONMEMORA LOS 50 AÑOS DE LA VIGILANCIA METEOROLÓGICA MUNDIAL


GINEBRA, 21 de marzo de 2013 (OMM): Vigilar el tiempo para proteger las vidas y los bienes es el tema del Día Meteorológico Mundial, en el que se celebra también el quincuagésimo aniversario de la Vigilancia Meteorológica Mundial, símbolo de la cooperación mundial que tiene su origen en el momento álgido de la guerra fría.


El lema de este año presta especial atención al papel esencial que desempeñan los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos, 24 horas al día y 7 días a la semana, para mejorar la seguridad humana y salvaguardar a la sociedad frente a peligros como las crecidas, los ciclones tropicales y las sequías.


“No puede hacerse caso omiso de los efectos cada vez mayores de los fenómenos meteorológicos extremos. En los últimos 30 años los desastres naturales se han cobrado la vida de más de 2 millones de personas y han provocado pérdidas económicas estimadas en más de 1 500 billones de dólares de Estados Unidos,” afirmó el Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), señor Michel Jarraud. “Casi el 90 por ciento de esos desastres, más del 70 por ciento de las víctimas y casi el 80 por ciento de las pérdidas económicas se debieron a peligros asociados con el tiempo, el clima o el agua”.


“Aún debe, y puede, hacerse mucho más para aliviar el sufrimiento humano. Ciclones tropicales, lluvias fuertes e inundaciones, sequías, y olas de frío y de calor han afectado al mundo entero y servido de alerta en cuanto a algunas de las consecuencias que puede acarrear el aumento de la variabilidad del clima y del cambio climático”, manifestó el señor Jarraud.


“En el camino hacia el desarrollo sostenible son fundamentales las alertas tempranas meteorológicas y climáticas, y la reducción de los riesgos de desastre. El Día Meteorológico Mundial de 2013 constituye una ocasión única para reforzar este mensaje y para reflexionar sobre los logros del pasado, hacer balance acerca de lo que todavía queda por hacer y renovar el compromiso de consolidar el legado de la Vigilancia Meteorológica Mundial”, dijo el Secretario General.


Todos los años, el 23 de marzo, se celebra el Día Meteorológico Mundial, que conmemora la entrada en vigor en 1950 del Convenio de la OMM por el que se creaba la organización intergubernamental que sucedía a la Organización Meteorológica Internacional (OMI), organización no gubernamental establecida en 1873.


Las actividades de este año conmemorarán también el aniversario de la Vigilancia Meteorológica Mundial (VMM). Poco después del lanzamiento del primer satélite meteorológico en 1960, la Asamblea General de las Naciones Unidas pidió a la OMM que explorase las posibilidades que brindaba ese tipo de satélites en el marco de la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos en beneficio de la humanidad. Dejando de lado sus diferencias políticas, Estados Unidos de América y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, junto con la colaboración de varios países, elaboraron un informe que llevó a la OMM a poner en marcha el programa de la Vigilancia Meteorológica Mundial en 1963. Se convirtió en la piedra angular para las ciencias de la atmósfera y los servicios meteorológicos. Aun hoy en día sigue siendo un hito destacado de la cooperación internacional.


Entre los logros de la Vigilancia Meteorológica Mundial cabe citar los siguientes:

- es la columna vertebral de la predicción meteorológica en todos los países del mundo, independientemente de su tamaño, riqueza y su grado de avance tecnológico;
- constituye el “núcleo” de los medios operativos para todos los programas de la OMM, tales como los relacionados con la meteorología aeronáutica y marina, la climatología y la meteorología agrícola, así como para numerosos programas internacionales de otros organismos;
- ha sentado las bases de los avances científicos y tecnológicos en informática, telecomunicaciones y satélites, que son la esencia de la meteorología y la predicción meteorológica modernas.
Los componentes principales de la Vigilancia Meteorológica Mundial son los siguientes: la observación -el Sistema Mundial de Observación-, las telecomunicaciones -el Sistema Mundial de Telecomunicaciones- y la predicción -el Sistema Mundial de Proceso de Datos y de Predicción-.
Esa Vigilancia aporta una contribución fundamental a las distintas esferas prioritarias de la OMM, como son el Marco Mundial para los Servicios Climáticos (MMSC), la reducción de los riesgos de desastre, el Sistema de información de la OMM, el Sistema mundial integrado de sistemas de observación de la OMM, la creación de capacidad y la meteorología aeronáutica.


Siguen surgiendo destacadas tecnologías nuevas de observación y modelización que ayudan a los científicos a entender mejor el complejo sistema meteorológico y climático mundial de la Tierra. Como resultado, los pronósticos meteorológicos a cinco días de hoy en día son tan fiables como los pronósticos meteorológicos a dos días de hace 25 años. Además, los meteorólogos y los climatólogos están empezando a hacer predicciones estacionales y a más largo plazo, y a difuminar así los límites entre la predicción meteorológica y la climática al irse hacia "predicciones del tiempo y del clima sin discontinuidades” con el fin de satisfacer la necesidad cada vez mayor de servicios meteorológicos y climáticos.


“Ahora más que nunca se necesita una cooperación a escala mundial para promover y coordinar el suministro de mejores alertas tempranas y predicciones meteorológicas y climáticas a más largo plazo para proteger las vidas y los bienes. El Día Meteorológico Mundial de 2013 brinda una oportunidad para consolidar este mensaje y contribuir a hacer frente a los desafíos del siglo XXI”, aseveró el señor Jarraud.


La Organización Meteorológica Mundial es el portavoz autorizado de las Naciones Unidas sobre el tiempo, el clima y el agua

0 comentarios:

Publicar un comentario